Los pantalones “skinny jeans” son malos para la salud

¿Y qué tiene que ver esto con la gimnasia rítmica?

Pues aunque a simple vista no  se aprecie, está muy relacionado. La principal herramienta de las gimnastas son sus piernas, por lo que debemos tener mucho cuidado con la ropa y el calzado que llevamos.

Todo el mundo sabe, y seguramente vuestras entrenadoras os lo habrán comentado, que las gimnastas no pueden utilizar tacones debido a que son malos para la columna, la postura corporal y para vuestros propios pies. Pues ahora hay que tener precaución con estos vaqueros.

Según un informe médico emitido por el diario especializado “Journal Neurology” los pantalones muy ajustados, los llamados “Skinny Jeans” provocan serios problemas en los músculos y los nervios de las piernas. También disminuyen nuestra circulación sanguínea y favorecen la aparición de celulitis y estrías.

Esto no quiere decir que erradiquemos su uso por completo, sino que simplemente lo moderemos y los utilicemos con ciertas recomendaciones médicas como por ejemplo:

-Caminar mucho con ellos para estimular la circulación, no es bueno estar horas sentadas con este tipo de pantalones ya que perjudicaría nuestra circulación.

-Estirar los músculos de las piernas siempre que podamos, tomarnos un par de minutos para hacer estiramientos y seguir con nuestra rutina diaria.

-Utilizar la talla adecuada. Este es el principal problema, muchas veces por estética utilizamos una talla menos para vernos “más delgadas” y estilizadas. Este hecho puede provocar que se te duerman las piernas y afectar gravemente a tu salud.

Así que ya lo sabéis ritmiquer@s, se puede ir a la moda, pero teniendo siempre en mente la rítmica.

Vivir pegados a una pantalla, ¿dónde está el límite?

Pasamos más de la mitad de nuestro tiempo despiertos frente a una pantalla.

Un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid demuestra que en días laborables los adultos pasamos un 60% de nuestro tiempo ante las pantallas, y en días no laborables únicamente esta cifra disminuye un 10%.

Las nuevas tecnologías hacen que seamos cada vez más dependientes de ellas. Las tablets, Smartphones, los ordenadores e incluso los libros electrónicos se usan cada vez más en la sociedad actual. De hecho ya existe incluso la adicción al móvil, a los ordenadores, videojuegos o incluso hay personas enganchadas a redes sociales como Facebook o Instagram

AP
AP

Este hecho afecta de forma negativa a nuestro cuerpo, dañando sobre todo los ojos. Un estudio científico ha demostrado que pueden provocar daños como por ejemplo: fatiga, picor, visión turbia, tirantez, quemazón o incluso aumentar la miopía, hipermetropía y el astigmatismo.

Debemos ser conscientes de este problema y moderar el uso de los aparatos electrónicos, ya no sólo por nuestra salud, sino para darle una mayor relevancia a la vida real y dejar de lado esa “vida” virtual.