¿Somos adictos a los móviles?

La tecnología, y especialmente los móviles, se han convertido en parte de nuestras vidas. Dependemos de ambos para la mayoría de nuestras tareas cotidianas y esto a veces nos puede crear problemas, sobre todos si llegamos a convertirnos en adictos y la dependencia que tenemos de ella es excesiva.

La aparición de los teléfonos inteligentes ha impactado en la sociedad de manera positiva. La innovación tecnológica ha mejorado la vida de las personas. Las comunicaciones son más sencillas y han desaparecido las barreras de espacio y tiempo.

little-girl-using-mobile-phone-Fuente Witthaya Phonsawat
Bebé usando un teléfono móvil. Fuente: Witthaya Phonsawat en FreeDigitalPhotos.net

Pero no todo es positivo. La tecnología también tiene sus inconvenientes. El más relevante es la adicción a la que podemos llegar si no usamos correctamente la tecnología. Como cualquiera, es difícil tanto de diagnosticar como de reconocer por el propio afectado, pero debemos tener cuidado y ser conscientes  de que estamos ante un “arma” muy potente.

Hay que tener especial cuidado con los más pequeños porque no sólo los adultos llegamos a abusar de la tecnología. Cada vez son más los niños que se pasan horas y horas jugando con los móviles, tablets, ordenadores o consolas, olvidándose del mundo que les rodea.

Los expertos recomiendan que no se deje a los niños menores de seis años que dispongan y/o usen la tecnología ellos solos, porque eso les puede llevar a un problema de dependencia. Pero también les puede influir a la hora de relacionarse con el resto de niños de su edad.

En definitiva, solo de nosotros mismos depende que nos convirtamos en adictos o no, ya que, como seres racionales que somos, debemos saber dónde está el límite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *