Messi, el jugador de fútbol del FC Barcelona, ha sido imputado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo

La condena se basa en 21 meses de prisión y una multa de más de 2.000.000 euros por fraudes contra Hacienda

Sara Hernández

Leo Messi, el reconocido jugador de fútbol argentino, ha sido condenado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo a 21 meses en la cárcel y a una multa exacta de 2.093.000 euros debido a los tres delitos cometidos en sus declaraciones de Hacienda. En ellas defraudó 4,1 millones de euros del IRPF entre los años 2007, 2008 y 2009, unos ingresos obtenidos por la explotación de sus derechos de imagen. Las empresas de las cuales salieron estos ingresos son Adidas, FC Barcelona, Fin, Esse, Banco Sabadell, Pepsi/Platres y Globalia, entre otras. Todo este dinero se ingresó en paraísos fiscales de otros países, por lo que no fue demostrado a la Agencia Tributaria Española.

Su padre, Jorge Messi, también ha sido juzgado como cooperador necesario en este fraude y lo que iba a ser una pena al principio de 21 meses ha pasado a 15, al tener en cuenta la acción de reparación del daño por la devolución por parte de su hijo, Leo Messi, del dinero defraudado. Ambos no contaban con antecedentes penales por lo que la pena de cárcel fue omitida para ambos mediante un pago de fianza.

El juez pidió varias diligencias tanto de España como de Argentina para poder tener en orden todos los movimientos realizados por padre e hijo. Todo se llevó a cabo mediante la Fundación Leo Messi, una ONG que creó el jugador y que ha sido el elemento clave para el desarrollo de las ilegalidades ya mencionadas. Messi con ayuda de su padre usaron la fundación para cobrar contratos publicitarios sin tributarlos.