1

Nuevas medidas, la misma basura

A partir del 1 de noviembre habrá nuevos contenedores para mejorar la limpieza de las calles de Madrid

1
Contenedores rebosando basura en el barrio de Legazpi. Silvia Jiménez

“Madrid está sucio”. Esta frase se repite continuamente tanto en boca de madrileños como de aquellos que vienen a visitar la ciudad. Madrid genera anualmente 1,1 millones de toneladas de basura. Acumula alrededor de los contenedores montones de residuos, las bolsas y la basura se amontonan en las calles y las aceras están cubiertas de papelillos. Esto proyecta en la ciudad un aspecto ennegrecido.  “Las calles están un poquito sucias”, coinciden Juan y Paula, dos vecinos del barrio de Delicias, al preguntar por las calles de la ciudad.

“Hay que invertir más en la limpieza de la ciudad, poner más trabajadores y limpiar” afirma un vecino. A partir del 1 de noviembre entra en vigor la nueva normativa de recogida de basuras que destinará 1.250 millones de euros anuales, lo que supone una subida de 35 millones con respecto al año anterior. Además, este nuevo contrato obliga a sumar a la plantilla de 1994 trabajadores, un centenar más. Hay casi 500 trabajadores eventuales. Actualmente, el servicio de recogida de residuos se está realizando con 428 camiones, de los que 257 son recolectores. En la capital hay 281.000 contenedores de dos ruedas, 55.700 de cuatro ruedas, 6.044 contenedores de vidrio y 10.500 de papel y cartón.

3
Containers mal colocados en la Calle Divino Vallés, en Delicias. Silvia Jiménez

Además la normativa del Ayuntamiento de Madrid, incluye la colocación de un nuevo contenedor marrón para los residuos totalmente orgánicos. De esta manera se pretende favorecer la separación de basura de cara al reciclaje. Esta medida, adoptada en la capital, lleva en marcha en otras comunidades como Cataluña, País Vasco o La Rioja casi 3 años. Sobre esta nueva colocación, una vecina del barrio de Legazpi asegura: “Los contenedores que hay están bien, no es cuestión de que pongan más sino de concienciar a la gente de que los utilicen correctamente”.

Otra de las medidas que recoge este proyecto es dividir Madrid en tres zonas, oeste, este y sur. Hasta ahora, las dos zonas en las que estaba dividida Madrid en cuanto al sistema de limpieza eran el centro, que incluye los barrios de Embajadores, Cortes, Palacio, Universidad, Justicia y Sol; y la periferia, que recoge el resto de la ciudad. Las nuevas zonas abarcan los siguiente barrios. El oeste comprende los distritos de Centro, Tetuán, Chamberí, Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca y Latina. El este abarca los distritos de Salamanca, Retiro, Chamartín, Moratalaz, Ciudad Lineal, Hortaleza, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas. Por último, la zona sur engloba los distritos de Arganzuela, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas, Villaverde y Villa de Vallecas.

De esta manera se pretende abaratar costes, además de conseguir una mayor eficiencia y rapidez por parte de las empresas de limpieza. Con estas medidas se pretende mejorar la situación de la ciudad y que los ciudadanos contribuyan a mantener Madrid limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *