Impresión 3D, ¿futuro o presente?

¿Confeccionar un vestido con nuestra propia impresora? Esto y mucho más será posible dentro de muy poco gracias a la tecnología 3D.

Sobre todo, lo más llamativo de los últimos años, está siendo su uso en el campo de la impresión. Hasta ahora, todos habíamos conocido las impresoras cotidianas que usamos en casa o las más profesionales, pero que al fin y al cabo, eran (y son aún) impresoras convencionales.

Imagen de una impresora 3D. Fuente: Creative Tools en Flickr
Imagen de una impresora 3D. Fuente: Creative Tools en Flickr

Con la  tecnología en 3 dimensiones, algún día podremos imprimir nosotros mismos un vestido, una tarta, una zapatilla y hasta ¡nuestra propia casa!

Aún es pronto para hablar de estos avances como habitual en nuestras vidas porque, de momento, solo se están usando en el ámbito industrial. Pero algún día, en un futuro quizá no demasiado lejano, diremos “esto lo hice con mi impresora 3D”.

Como ocurre con la aparición de la mayoría de las tecnologías, hay personas que creen en ello y personas que no. Pero si recurrimos al ejemplo más común, hace simplemente 10 años, nadie creía que fuera posible que un móvil tuviera internet. Incluso, yendo más lejos aún, ¿quién se imaginaba en los años 60 que nos podríamos comunicar con teléfonos sin cables?

Ejemplos de objetos realizados con una impresora 3D. Fuente: Daniel Turienzo Nieto en Flickr
Ejemplos de objetos realizados con una impresora 3D. Fuente: Daniel Turienzo Nieto en Flickr

Siempre que aparece algo nuevo al principio se desconfía. Pero esto ocurre siempre hasta que realmente la gente ve que es posible, que es la realidad, nuestra realidad y que la podemos mejorar gracias a estos avances.

Para poder tener nuestra propia impresora 3D en casa, aún tendremos que esperar algunos años. Pero lo que está claro es que el momento llegará. Nuestra tarea durante este tiempo será la de ir pensando qué nos vamos a querer imprimir cuando compremos nuestra primera impresora 3D.