¿Provocan cáncer las carnes procesadas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que sí. Las carnes procesadas, es decir, las salchichas, las hamburguesas, los embutidos o el bacon, pueden producir cáncer. Según el nuevo informe de esta organización, el consumo de carne roja también podría resultar cancerígeno.

El sector cárnico europeo, encargado de la producción y venta de productos cárnicos en toda Europa, rechaza firmemente las acusaciones viéndose afectados por dicho anuncio, y el Ministerio de Sanidad pide prudencia hasta que la Unión Europea analice ese informe.

 

En cualquier caso, es importante recordar que el riesgo adicional de estos alimentos para una persona es limitado, según reconoce incluso la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) en un comunicado. En concreto, calcula que el consumo diario de 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

Pero ese consumo ha de ser continuo, durante años, para tener ese efecto. Esto supone que “para un individuo, el riesgo es pequeño, pero aumenta con la cantidad consumida”, según ha explicado Kurt Straif, uno de los responsables del trabajo. Dado el alto consumo de este tipo de alimentos en muchos países existe un “impacto en la incidencia global del cáncer importante para la salud pública”.

Carnicería
Carnicería

En un comunicado, la Federación Europea de Asociaciones Cárnicas advierte de que “no es un único grupo de alimentos específicos por sí mismos el que define los riesgos asociados con la salud, sino la dieta en su conjunto, junto con algunos otros factores”. Aseguran que el riesgo relativo de cáncer colorrectal derivado del consumo de productos cárnicos es menor que el producido por otros factores de riesgo como enfermedades de colon, el índice de masa corporal (IMC), la falta de actividad física y el tabaco. Y factores ambientales como el aire exterior e interior, contaminantes de suelo y contaminantes presentes en aguas de consumo humano, han mostrado valores de riesgo mucho mayores en diferentes tipos de cáncer.

Además, recuerdan que el consumo medio de carne y productos cárnicos en la Unión Europea es de 24 gramos al día. Esta cantidad es inferior a la ingesta de 50 gramos al día que según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) aumentan el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Y admiten que “como con cualquier otro alimento, un consumo excesivo nunca es apropiado”. Por todo ello, el sector cárnico recomienda “un enfoque más global” sobre el tema, “dada la amplia gama de productos cárnicos producidos en la Unión Europea que presentan valores nutricionales óptimos, que satisfacen las diferentes necesidades de los consumidores”.